sas.cmd.push(function() { sas.render("43863"); // Formato : 970x90 970x90 });
Diario del Istmo
Veracruz
Migrantes y desaparecidos, los más vulnerados en derechos humanos
Eso, sin contar con las peripecias que viven en su recorrido desde la frontera sur mexicana hasta la del lado norte, limítrofe con la Unión Americana.
Veracruz | 2019-11-27 | Heladio Castro
Migrantes y desaparecidos, los más vulnerados en derechos humanos
Ignacio Benavente Torres // Foto; Iván López
Diario del IstmoDiario del Istmo

Los migrantes indocumentados y los desaparecidos son hoy por hoy los sectores más vejados en sus derechos como personas, más que cualquier otro segmento, situación más grave por su anonimato, alertó Ignacio Benavente Torres, presidente de Pro Libertad y Derechos Humanos en América.


En visita a Veracruz lamentó que sólo se hable de esos grupos humanos, de los que no hay nombres ni apellidos y mucho menos, solidaridad social, pues los migrantes son mal vistos, y por falta de denuncias nadie sabe a ciencia cierta quiénes han desaparecido y si aún viven o ya no.


Llamó la atención sobre las personas que dejan su país para cruzar el territorio mexicano en la ruta hacia Estados Unidos a lo largo de la frontera entre ambos países, pues a nadie parece importarle su suerte y además de ser mal vistos, no hay quien les tienda la mano.


“De cada 10 personas que llegan migrando, 9 no están registradas, no sabemos cómo pasaron pero están en el país; eso quiere decir que las cifras oficiales están muy por debajo de la realidad. Las personas que más sufren en sus derechos humanos son los migrantes: dejar su hogar, su familia, su país, dejar a sus hijos para buscar un lugar donde trabajar, un lugar seguro donde puedan desarrollarse, y la gente malamente los ha criminalizado.


“¿Por qué creen que los migrantes no son atendidos ni son parte de una real atención? Porque los migrantes no votan, no son una presa que valga la pena. Cuántas fosas clandestinas hay, no sabemos quiénes están enterrados, miles, y hay miles enterrados sin tener un registro. De cada 10 personas que llegaban, una estaba registrada en Migración; las otras 9 pasaron, ¿cómo?, escondidas, corriendo, pero pasaron”, señaló Benavente Torres.


Eso, sin contar con las peripecias que viven en su recorrido desde la frontera sur mexicana hasta la del lado norte, limítrofe con la Unión Americana.


CRIMINALIZADOS


Por su experiencia en la frontera norte dijo que entre otras agresiones, a los extranjeros considerados indeseables se les llegó a convertir en drogadictos, sepultando así sus ilusiones de hallar la oportunidad de progresar fuera de su país para enviar ayuda económica a sus familias.


Así se ha visto y sabido desde Tijuana hasta otras ciudades en la línea fronteriza entre México y Estados Unidos, sin que nadie auxilie a quienes se convirtieron en enfermos y dependientes de los estupefacientes, reducidos a nada.


“Con los migrantes nos dimos cuenta de que había una banda en la línea, que estando dormidos les inyectaban heroína en el brazo, en la pierna, donde fuera; les daban 3 dosis, en la mañana, una en la noche, en la mañana, y los hacían adictos. Al cuarto piquete la andaban buscando ya, ya les costaba 100 pesos, 200.


“Eran personas íntegras, así como ustedes, y después de 6 meses estaban deterioradas, con las venas perforadas; venían a visitarlos sus hermanos y amigos y decían que todo el dinero que les mandaban lo agarraban para fiesta. No les dan la oportunidad de decir lo que les pasó, que les suministraron droga y los hicieron adictos; no tenían salida porque no hay nadie que los cuide”, lamentó Benavente.


Destacó 2 problemas fundamentales en la sociedad mexicana: la falta de educación y la indiferencia social.


Es decir, todo mundo se queja de la inseguridad y de que sus autoridades no hacen nada para resolver los problemas, pero nadie es proactivo. Prefieren alentar el morbo antes que reaccionar solidariamente ante una desgracia.


“Tú puedes ver que están golpeando a una persona, la grabas, te ríes de ella y todavía la subes al Face. ¿Saben cuándo nos duele? Cuando los muertos son de nosotros. Nos hemos deshumanizado mucho, ya no nos importa el ser humano: mientras no me pase a mí no me interesa lo demás. Cuando te toca, volteas a ver quién te ayuda, y nadie te ayuda porque te la aplican la misma que tú aplicaste”, lamentó.


Ignacio Benavente visitó la ciudad de Veracruz, pues en el estado de Veracruz arranca la presencia permanente de Pro Libertad y Derechos Humanos en América, cuya misión es promover, difundir y enseñar los derechos humanos de todas las personas que se encentran en vulnerabilidad, para que puedan reintegrarse a la comunidad.


Es una organización sin fines de lucro fundada en marzo del año 2013, con la finalidad de defender los derechos humanos de las personas mediante programas para solucionar necesidades como techo, comida, vestimenta, atención en salud; capacitación educativa, técnica y cultural; además de bolsa de trabajo y ayuda psicológica.


Sus valores son la honestidad, respeto, humildad y gratitud.


Al acto acudieron integrantes de varios municipios del estado de Veracruz; así como representantes de sectores oficiales y sociales.

sas.cmd.push(function() { sas.render("7846"); // Formato : Medium Rectangle 300x250 });
  • Lo último
  • Lo más leído
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1574745170125-0'); });
Imagen de Veracruz

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2019

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2019